sábado, 6 de agosto de 2011

¿Crisis en la UPB?

Conozco de cerca el caso de la UPB y por ello puedo afirmar a pie juntillas que no es un problema de libertad de cátedra, sino de deslealtad institucional y deshonestidad intelectual de parte de la Sra. Gómez.

Es bien sabido que la UPB es no sólo una universidad católica, sino de carácter pontificio. Sus fundadores le asignaron una misión muy clara: proyectar el pensamiento y los valores católicos en la educación superior. Por eso, cuando uno se vincula a ella como docente, firma una declaración acerca de que conoce y acepta esa circunstancia.

La UPB no exige que profesores y estudiantes sean católicos, ni se inscribe dentro de lo que podría considerarse como un fundamentalismo religioso. En consecuencia, no les exige a aquéllos que hagan profesión de fe ni que se sometan a prácticas religiosas. Ni siquiera impone en sus programas académicos una sujeción rigurosa a la ortodoxia católica. Pero, como es obvio y hasta de elemental buena educación, espera que sus huéspedes observen un mínimo respeto por los principios y valores que profesa y constituyen su razón de ser.

Desde luego, como corresponde a cualquier institución, busca en quienes la orientan, dirigen y administran una especial compenetración con sus propósitos.

No se concibe, por lo tanto, que quien ejerce el Decanato de una Facultad de la UPB oriente su acción para infiltrarla con enemigos declarados de la Iglesia, con el ánimo de poner a ésta a patrocinar manifestaciones que contrarían su sagrada misión y de socavar las creencias religiosas de sus alumnos.

Ello constituiría una grave traición a los padres de familia que buscan que sus hijos se formen dentro de unos valores espirituales y un ambiente cultural acorde con lo que ellos creen que es lo mejor para su desarrollo vital.

En ningún momento la Sra. Gómez mostró interés en ajustar sus políticas a la misión de la UPB.

Ella tiene su propia visión de lo que llama el abogado pertinente para la época en que vivimos. Es, por supuesto, una visión respetable, pero la pregunta de fondo es si la misma coincide con la que el espíritu de la UPB propende. Y a esta pregunta respondo tajantemente que no.

¿De quiénes se rodeó la Sra. Gómez para instrumentar sus políticas?¿A quiénes persiguió y excluyó?

Lo de Cartagena fue, simplemente, el episodio que rebosó la copa. En la Facultad de Derecho había ya una grave crisis que el Rector, según me han dicho personas dignas de entero crédito, trató de aminorar con la promesa de que pronto se produciría un cambio en su dirección.

Es de público conocimiento que en el próximo mes de septiembre se celebrarán 75 años de la fundación de la UPB.

Es de suponerse que los actos conmemorativos de ese evento de tanta significación para ella tengan que ver con el realce de lo que quisieron sus fundadores y han promovido sus continuadores, es decir, la presencia de los ideales católicos en la comunidad a través de la formación de quienes, por su acceso a la educación superior, están llamados a liderarla.

Es verdad que los resultados prácticos de ese esfuerzo no siempre han estado conformes con los ideales que lo han presidido. Pero de ahí no se sigue que deba abandonárselos, sino que, por el contrario, corresponde esforzarse más y de mejor manera en obtenerlos.

Pues bien, cabe preguntar si lo que la Sra. Gómez programó dizque para festejar el acto fundacional corresponde a una sincera adhesión a los cometidos de la UPB o, por el contrario, estaba destinado a desvirtuar su misión.

Entiendo, por lo que me comentó el Dr. Javier Tamayo Jaramillo, que la programación se hizo con el concurso de Mauricio García y otros más, todos ellos encarnizados enemigos de la Iglesia.

Según el blog del jurista español García Amado, bastante conocido por el radicalismo de sus tesis y a quien los amigos de la Sra. Gómez al parecer buscaron para que sirviera de caja de resonancia de sus reclamos, los programadores del evento propusieron que se invitara a Robert Alexy para que dictara la conferencia central, pero éste exigió que la UPB le otorgase el Doctorado Honoris Causa y que el acto se celebrara en Cartagena.

La Sra. Gómez, al parecer, accedió a tan insólita exigencia. Pero hay algo más. Alexy es, sin duda alguna, uno de los más connotados iusfilósofos de la actualidad. Es una figura muy respetable dentro del ámbito de la academia. Pero sus tesis se contraponen radicalmente al pensamiento católico.

¿Qué sentido tiene, entonces, que una universidad pontificia celebre los 75 años de su fundación otorgándole un Doctorado que él exigió como condición para venir a dictar una conferencia?¿No hay en el mundo académico un iusfilósofo católico digno de encomiarse y premiarse con esa distinción?

Traigo a cuento dos incidentes que ilustran sobre el menosprecio de la Sra. Gómez por el pensamiento católico.

El año pasado vino a la UPB a dictar un ciclo de conferencias uno de los más eminentes iusfilósofos de la actualidad, el profesor Massini Correas. La Sra. Gómez no se dignó recibirlo en su despacho. Apenas lo atendió por unos cuantos minutos en la puerta del auditorio de la Universidad. De ello da fe el Dr. Alejandro Castaño.

El otro episodio tiene que ver con el Dr. Castaño. Cuando hace un año hube de retirarme del profesorado, lo recomendé a la Sra. Gómez como mi sucesor en la cátedra de Filosofía del Derecho.El Dr. Castaño fue mi discípulo en dicho curso hace cosa de 30 años y acababa de obtener el título de Doctor en Filosofía en la UPB con una tesis sobre el Derecho Natural en la actualidad, que obtuvo la máxima mención. La Sra. Gómez, de entrada, vetó su nombre y decidió encomendarle la cátedra a otro docente cuyo programa sigue a Nietszche, Heidegger y Foucault, entre otros, e ignora tajantemente la tradición filosófica inspirada en el pensamiento católico.

Con toda razón dice el Dr. Castaño que los más perseguidos por la Sra. Gómez fueron los iusnaturalistas.

Nadie discute la importancia del tema de la justicia en la actualidad colombiana, tanto desde el punto de vista filosófico como del práctico, es decir, lo que concierne a su administración y el acceso que a ella deberían tener los colombianos.

La oportunidad se prestaba para que hubiese un fecundo diálogo entre el pensamiento católico que se supone debe abanderar la UPB y las concepciones del pensamiento secular. Ese diálogo parte de la base de una confrontación de cosmovisiones que pueden tener puntos de contacto en común, pero también motivos muy fuertes de discrepancia, tal como se los enseñaba a mis discípulos cuando los tenía.

La Sra. Gómez, por su alinderamiento con los enemigos de la Iglesia, desaprovechó tamaña oportunidad, pues lo que buscaba, fuera tal vez de su propia promoción en el mundillo académico, era darles juego a quienes combaten el pensamiento católico y aspiran a dejarlo por fuera del escenario de las discusiones colectivas so pretexto de que el diálogo racional excluye de entrada las argumentaciones basadas en principios religiosos.

En fin, la Sra. Gómez y sus amigos, a raíz de la decisión que tomó el Rector de la UPB y que ha sido torpemente defendida por su Vicerrector Académico, se han dedicado a hacer una presentación arteramente sesgada de lo que sucedió, presentándola como mártir de la libertad de cátedra y la defensa del pluralismo ideológico.

Es una falsa mártir. Además, durante su gestión no promovió la libertad de cátedra, pues a mí me privó de la de Teoría Constitucional sin dar otra explicación que el error de una secretaria, y al profesor Alejandro Duque lo hizo expulsar de la Universidad sin fórmula de juicio.

Debo manifestar, en honor a la verdad, que la UPB me otorgó los espacios de libertad académica que me negó mi Alma Mater, la U. de A., cuando se la tomaron los marxistas. Dicté allá mis clases, con algunas intermitencias, durante más de 30 años, sin que nadie exhibiera señales de inconformidad con ellas.

La única indicación que recibí, muy cordial por cierto, provino del inolvidable Mgr. Félix Henao Botero. Cuando me vinculé a la Facultad de Derecho, aprovechó para buscarme en los pasillos y desearme muchos éxitos. Me despidió con unas amistosas palmadas en el hombro, diciendo:"Recuerde, joven, ¡mucho Derecho Natural!".

Esto es lo que la Sra. Gómez pretendió erradicar de la Facultad de Derecho de la UPB.

28 comentarios:

  1. Su articulo es claro, profundo, contundente, de una gran honestidad intelectual y mucho rigor académico. Afortunadamente, sigue siendo "Mi Profesor", pues la admiración y el aprecio que le profeso, superan con creces cualquier error de una Secretaria!.

    Juan Guillermo de la Cuesta M.

    ResponderEliminar
  2. Dr. Vallejo:
    Mi esposo y yo, y nuestras familias, hemos pertenecido a la familia bolivariana desde hace más de 30 años. Por tal razón, sentimos y entendemos lo que dicen sus palabras, y muy agradecidos le estamos por encender una luz en medio de este espectáculo oscuro y bochornoso en el que personas de poca estatura han involucrado a nuestra institución. Le renovamos nuestros sentimientos de aprecio y admiración.
    Monica Aguilar Tobon.

    ResponderEliminar
  3. Parece más una lucha personal, que una defensa racional de por que aconteció realmente en la UPB.
    También hay que conocer otras posturas, pues parece más bien que él quisiera perjudicar a la Sra. Gómez señalando diferentes hechos ambiguos desde SU percepción, tales como cuando dice que "sin dar otra explicación que el error de una secretaria".

    Que ridiculez. UNA UNIVERSIDAD ASÍ NO VALE LA PENA SI NO PERMITE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO.


    Mirar el siguiente enlace: http://garciamado.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Usted habla del significado de las palabras Pontificia y Bolivariana, pero ¿dónde deja la parte de Universidad?
    ¿No se supone que el principal objetivo de la Universidad es que sea un lugar para el aprendizaje y el conocimiento?¿Y éste no será negado si se toman posturas personales y religiosas sobre el verdadero objetivo de la universidad que es eso la UNIVERSALIDAD DE PENSAMIENTO?

    Usted, al no nombrar siquiera el significado de lo que es la universidad, muestra como este tipo de universidades se vuelven godas y primitivas.

    ResponderEliminar
  5. Señores Anónimos: Ustedes que predican la libertad de pensamiento, no nos conceden la libertad de conocer sus nombres?. Si se tomaron el trabajo de leer desapasionadamente el ensayo del Dr. Vallejo? Quien ha negado la libertad de exponer en la Universidad todas las posturas ideológicas? Recuerden que la UPB nació como respuesta a la persecución que
    padecían los universitarios y profesores católicos en la Universidad adscrita al regimen del 36. No es una claudicación celebrar sus 75 años, invitando precisamente a quienes se oponen a las posturas de la Iglesia, que le dio nacimiento?. Otra cosa es que su pensamiento pueda y deba ser expuesto y debatido en las aulas. Tienen alguna prueba de que en la UPB no se puedan exponer por ejemplo, las tesis a favor del aborto? Pero a raíz del trillado vejamen de goda y anacrónica, la Universidad no puede exponer la fe y el pensamiento que le dio origen, ni tener como catedráticos a personas que piensen y sientan que debe haber un ethos cristiano y católico que inspire la normatividad jurídica o el ejercicio médico? Precisamente en ejercicio de la libertad de pensamiento y de enseñanza, la UPB, es católica y pontificia. Pero como Universidad todos los pensamientos pueden y deben exponerse. Ustedes celebrarían la independencia de Colombia, homenajeando al Reconquistador español Pablo Murillo?

    ResponderEliminar
  6. No me vengan con que el Dr. Vallejo esta inspirado en una lucha personal o que solo lo anima el perjudicar a la Sra. Ex-decana!. Si hubo un catedrático humanista, objetivo e imparcial en la facultad de Derecho de la UPB fue el Dr. Jesús. Incluso proviene de la U. de A. y tiene una extracción política diferente a la supuestamente mayoritaria, que fundo la Bolivariana. Para mal de la facultad, el, por razones de salud, no figura ya en la nomina de catedráticos y esta muy por encima de las rencillas y consejas inherentes al mundo de la burocracia universitaria. El Dr. Vallejo libra una batalla ideológica, académica, y mas que eso, lucha por la fe, y porque el humanismo cristiano y católico, tenga un puesto de honor, y no vergonzante, en una Universidad que es católica y pontificia. Aprendan a leer los textos, sus autores y el sentido de los mismos! J.G.

    ResponderEliminar
  7. Exigirle a la UPB que invite CON SU DINERO, a quien no quiere, no es defender libertad de cátedra. Es un irrespeto abusivo a la propiedad privada. Cancelar un evento no viola la libertad de nadie. La UPB jamás ha impedido que los abortistas y anticatólicos defiendan sus ideas en sus aulas. La mayoría de mis profesores lo hicieron. Otra cosa es querer obligar a la UPB a que premie y agasaje en Cartagena, de su bolsillo, a los enemigos de su pensamiento pontificio. Armar un show mediático y una pataleta pueril por esto, como hizo la exdecana, es grosero y desleal. Juan David García Vidal

    ResponderEliminar
  8. Sabían, señores anónimos, que Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI, es desde 1992, miembro de la Academia de las Ciencias Sociales y Políticas de París?. Será goda y primitiva también la Academia que se honra con su presencia? Se recortará su universalidad y se negará el espiritu científico que debe inspirarla, con el pensamiento teológico y religioso de su miembro Ratzinger?. Profundicen un poco en el tema de la relación entre fé y cultura, antes de descalificar una universidad porque tiene un pensamiento que exponer y defender. Identificar religión con oscurantismo y negación de la ciencia es hoy tan obsoleto e insostenible, como la misma inquisición!

    ResponderEliminar
  9. Que ganas de chovinismo tan hipócrita, comparándo al Alma Máter con la UPB.
    No vale la pena discutir con esas personas que basan sus teorías en simples supersticiones y nigromancia.

    "Joseph Ratzinger es un papa cada vez más cuestionado es una obviedad. Fuera de la Iglesia, no cesan las críticas y los ataques. En Francia y Alemania, las encuestas entre católicos registran ya la palabra "dimisión", y Gobiernos, ciudadanos y ONG dejan ver su abierto descontento. Dentro del Vaticano, las cosas están igual. O peor. El Papa alemán fue elegido por los cardenales por su alta inteligencia. Pero, como dice el veterano vaticanista y escritor Giancarlo Zizola, "estos primeros cuatro años de papado sugieren que, por mucho que su inteligencia sea finísima, no le llega para gobernar la Iglesia"" Fernando Vallejo

    Y ¿Qué me dice de los Chulavitas? A ellos los apoyaba la Iglesia católica, y eran pro-aborto, del Partido Conservador que ahora disque quieren la reforma de ley.

    Quedan otros temas en el tintero como: Angelo Sodano, las Defenestraciones de praga, la Inquisición (que usted la nombra vilmente), etc.

    Por eso vivimos en el país del Sagrado corazón de Jesús, ojalá despertemos porque "mucha luz irónicamente no deja ver"

    ResponderEliminar
  10. Puras ganas de robarnos la plata a los estudiantes, porque la inversión que le hacemos a la universidad no se ve por ningún lado.

    Este acontecimiento me demostró que no vale la pena seguir estudiando en esta institución donde prevalecen los intereses personales, sobre los generales de los estudiantes.

    ResponderEliminar
  11. Comentarios como los dos anteriores demuestran que solo son fruto del resentimiento, que no están abiertos a la discusión y al libre análisis, y que no vale la pena la controversia planteada en esos términos. Por lo que veo, el estudiante si perdió el tiempo y la plata en la UPB, haría muy bien en retirarse!

    ResponderEliminar
  12. Doctor Vallejo:

    Espero que todas aquéllas personas que en estos días se han dedicado a reenviar correos, sin tomarse la molestia de averiguar con objetividad y sin escándalos mediáticos, qué fue lo que realmente pasó, se tomen la molestia de leer su artículo. Así no tendrán una sóla versión de los hechos y podrán sacar sus propias conclusiones.

    Después de leerlo me siento orgullosa de haber sido su alumna y de haber contado en algunos momentos de mi vida profesional con sus equilibrados, acertados y valiosos conceptos jurídicos.

    Qué ironía que quién privó a los estudiantes de la facultad de ser sus alumnos de Teoría Cosntitucional, ahore llore por el "atentado" contra la libertad de cátedra y el pluralismo ideológico. Siempre los que hablan de estos temas son los que menos los respetan.

    Lo felicito Doctor Vallejo, por su valiente postura. Ha defendido con valor los principios que hace 75 años llevaron a la fundación de la Universidad.

    CLARA PATRICIA RESTREPO TOBÓN

    ResponderEliminar
  13. Tiene razón: Perdí el tiempo y la plata. A todos los que estudiamos allá nos pasa..

    ¿Porqué dice que no estoy abierta a la discusión y al análisis, atacándome personalmente?

    Debería más bien valerse de argumentos.. Pero imagino que no los tiene o no quiere compartirlos porque yo soy una "resentida".

    ResponderEliminar
  14. A todos no les pasa, a Ud. si le paso desafortunadamente, con Alexy o sin Alexy, perdió el tiempo y la platica, siquiera lo vio a tiempo y se va a retirar en busca de mejores vientos! Hagalo pronto y sin resentimiento! Buena suerte!

    ResponderEliminar
  15. He leido con interés el artículo del doctor Vallejo, a quien admiro desde que lo conozco, así no sea en persona. Y también estos comentarios. Me quedan varias dudas, entre ellas ésta: ¿Puede un intelectual serio exigir que una universidad seria le otorgue un título de Doctor Honoris Causa? ¿Puede una universidad seria acceder a una exigencia de esa naturaleza?

    Por el bien de la comunidad y de la ciudad deseo que la Universidad Pontificia Bolivariana continúe siendo lo que ha sido y lo que debe ser. Y que todas las universidades sean lugar libre y abierto para el pensamiento, así existan discrepancias de opinión. Lo que nos enriquece es la diversidad, no el unanimismo.

    Luis Fernando Múnera López

    ResponderEliminar
  16. Que lastima para la Sra. Ex-Decana, que su defensa se haya hecho en los comentarios de este blog, en los términos del que escribió de chauvinismo, de nigromancia y supersticiones, de los chulavitas, y del escritor Fernando Vallejo como teólogo y vaticanista! Y que decir de la estudiante que perdió el tiempo y la platica? Seamos consecuentes!

    ResponderEliminar
  17. Hombre, gracias a Dios que este Usted ya no pertenece a la Universidad. No es digno de ser un profesor.
    La UPB da lástima!!!

    ResponderEliminar
  18. Más lástima da que exista gente tan fanática y vil como el comentarista anterior. Se vió que nunca tuvo un profesor como el Dr. Jesús Vallejo! Mucha falta le hizo!.

    ResponderEliminar
  19. Doctor Vallejo, muy interesante su posición, es usted un docente muy respetado y querido por sus estudiantes, y creame que ha sido muy extrañado por la comunidad de la UPB. Nos alegra mucho tenerlo en la web y poder leer sus excelentes artículos, sobre cualquier tema que desee.

    Doctor Juan David García, yo pensaba que este era el Blog del Doctor Vallejo....parece que se lo quiere tomar. Si desea ser la caja de resonancia del Doctor Vallejo, se le respeta, pero le sugiero que busque su propio Blog....
    Isabel Piedrahita.

    ResponderEliminar
  20. Buenas tardes,

    Yo me pregunto si ¿una Universidad debe ser un lugar de "libertad de cátedra" o de "búsqueda de conocimiento"? Creo que no tiene sentido la primera condición si no es encaminada a la segunda. De esta manera es importante la discusión en la cual deben enfrentarse posiciones contrarias, para encontrar una verdad. Tan mediocre es quien se enmascara en un pensamiento conservador como quien lo hace en uno liberal.

    Por otro lado, pienso que es importante para toda institución, a pesar de ser de carácter público o privado, poseer unos principios básicos y ser fiel a ellos. La UPB los tiene muy bien definidos, y toda persona que pertenezca a ella debe respetarlos desde un principio para evitar gastos innecesarios.

    Muchas gracias Doctor Vallejo por su valiente y razonable artículo.

    Catalina Múnera, orgullosa estudiante de la Universidad Pontificia Bolivariana

    ResponderEliminar
  21. La esencia del asunto estriba en la posición de la Universidad con la mencionada señora Gomez,es decir, el peso legal que soportó su exclusión y que se dijo y acabo de leer de Cecilia López, fue acomodado y en contravia a las libertades de cultos que pregona nuestra Constitución Política. De hecho, no es tal y la información es de primera mano y de suyo comporta razón más que suficiente para una tal postura, ya que sencillamente evidencia deslealtad de parte de aquella señora Gomez para con la institución a quien -entiendo por lógica- juró y prometió correr y acompañarla en el mismo sendero. No lo hacia, no lo hizo y más aún pretendía introducir corriente adversa a la de la Universidad.

    ResponderEliminar
  22. Alfonso de Iregui Sanz-Vizcaíno9 de agosto de 2011, 14:43

    Me parece, ante todo, una crisis pésimamente gestionada. Me dicen que el grupo de profesores ultraconservadores venían poniéndole quejas al rector desde hacía más de un año. Éste no les hizo ni puñetero caso. Mientras tanto, las hordas de profesores comunistas, apoyadas por la malvada decana, inficionaban las cándidas mentalidades de sus tiernos alumnos con la tóxica ideología profarquiana que se va a tomar el poder a través de las facultades de Derecho.

    Todo esto parece un chiste.

    Pura pelea de provincianos.

    ResponderEliminar
  23. Se ve que no estás en "éstos pagos", ilustre habitante de la gran urbe cosmopolita. Mas gracia que te lleguen los "decires de provincia" y alcancen a afectarte hasta el punto de escribir el comentario. Si es un chiste, no sería mejor solamente reirse?

    ResponderEliminar
  24. Un artìculo que muchos profesores y que el Sr. Vallejo necesitan leer:
    http://www.udea.edu.co/portal/page/portal/bActualidad/Principal_UdeA/noticias2/Cambiar%20de%20tema

    "No es un evadirse, un sacarle el cuerpo a lo que importa. Es saber que a ello se puede llegar por muchos caminos y que lo que cuenta no es una sola cosa."

    La UPB ya NO es una universidad que yo recomendarìa lastimosamente.

    ResponderEliminar
  25. Si podrá ser encarnizado enemigo de la Iglesia, el Dr. Mauricio García Villegas cuando es graduado de la UPB y Doctor en Derecho de la Universidad Católica de Lovaina?
    Espero que alguien me de una respuesta. Gracias.

    ResponderEliminar
  26. invito a todos a que conozcan el testimonio del REY DEL ABORTO DR. NATHANSON Y QUE SE CONVIRTIO. ADJUNTO EL LINK QUE ME ENVIO LA MADRE ANGELICA PAJARES. ESPERO QUE LES SIRVA DE APRENDIZAJE POR FAVOR DIFUNDIR ENTRE TODOS SUS CONOCIDOS Y NO PERMITIR EL SUFRIMIENTO AL NO NACIDO. DE:angelica PAJARES Jueves, agosto 18, 2011 8:35
    A.M.Cuerpo del
    mensajehttp://www.google.es/#hl=es&q=PELICULAS+DR+NATHANSON+ABORTO&um=1&ie=UTF-8&tbo=u&tbm=vid&source=og&sa=N&tab=wv&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.&fp=100c79bcae67c40d&biw=1024&bih=499

    ResponderEliminar
  27. Bien sabemos los estudiantes de la facultad quienes son ustedes... Los profesores a que no les sonó la flauta con la decana,los mismos respetadisimos doctores que la sabotearon por intereses personales nada mas como usted por ejemplo, perfectamente se puede ver el resentimiento en cada palabra pero no se supone que lo que prevalece son los intereses de los estudiantes que al final del día somos los de la platica? NO? Que tenga buen día doctor.

    ResponderEliminar